Hola, Diciembre.


¡Llegó un gran mes del año! No puedo sentirme más que animada por pasar de nuevo esta época. Pese a que este año no ha sido bueno para mí, quiero mantener el entusiasmo de alguna u otra manera. Me siento feliz de que he llegado a este mes al lado de quienes más amo y por supuesto, que a quienes quiero también.

Espero que ustedes estén planeando ya cada uno de los detalles para estas festividades. ¿Ya tienen los estrenos? ¿Ya planearon que van a cocinar? ¡Faltan 23 días! En cada país se da de distinta manera, pero de verdad, no deja de ser emocionante.

Sinceramente, no vengo a decirles que todo es de maravilla por ser diciembre, porque seria falso, pero tampoco voy a decir que lidera todo el amor y paz en este mes, porque si cada cabeza es un mundo, hay quienes odian la paz y lo sabemos perfectamente. El sentido es que, este es otro mes para reflexionar.

Siempre que pienso en lo que hago, pienso que no hago nada. Usualmente olvidamos que cada pequeño detalle, significa mucho para una o varias personas. Todo lo que ofrezcas, hazlo por amor y todo lo que digas, dilo porque te nace y no porque debas quedar bien.

Cada día que podas compartir y quitar una pequeña parte de ese emparedado que te encanta, para darle de probar a un familiar o a un amigo, hazlo y déjale saber que si vos tenes, él o ella también lo merece.

Si te equivocas, pedí disculpas y reflexiona sobre tus acciones, pero no odies a los demás porque no te permiten hacer lo que te de la gana. Trata de que tus acciones sean las mismas que tus palabras y deja de enviar tanta negatividad, no absorbas la buena vibra y energía de otros; déjales vivir, aunque no estés dentro de sus planes. Por algún motivo, supongo que tus errores deben tener consecuencias y de eso debes aprender. Obtenes lo que te mereces, pero eso puede cambiar si tu actitud mejora y empezas a reconocer tus errores.

No entiendo cómo le gustaría a alguien arruinar esa alegría a otra persona, ¿no les parece absurdo? Por eso, aprendamos a dejar que otras personas sean felices y copiemos eso, no tratemos de derrumbarlo.

Todo esto le puede sonar familiar a cualquiera, y por eso lo escribo, porque a veces me canso de esa actitud tan desafiante con quienes no quieren que le desafíes. No veamos cosas en donde no las hay y seamos menos tóxicos. La vida es una sola y debes lidiar con tu oscuridad para transmitir luz a todos.


¿Qué les pareció esta reflexión? Espero les haya dejado algo bueno. Mientras tanto, me despido y les prometo más entrada en este precioso mes.


No hay comentarios:

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete