Soy ENFJ.


Ayer hice un Test muy interesante. En ese test determinas tu personalidad tal cual es. Mi personalidad dio como resultado “Protagonista”, es decir, ENFJ. ¿Qué deduje de esto? Que verdaderamente describe mucho de mí. Y una gran característica de los que somos ENFJ es ser líderes. Cierto o no, este test dice mucho de mí y principalmente ese hecho que nunca entendí de mí, y es que verdaderamente me encanta estar para las personas y creo en las personas. Han sido muchas las entradas en las que he dicho que todos podemos ser mejores y creo que esto me da una razón por la cual soy así. 

Te recomiendo que antes de leer lo que es ser un ENFJ, hagas tu test AQUÍ. ¡Te encantara el resultado!

Pd: No dejes ninguna respuesta en “neutro”, es decir, al centro. De lo contrario tus resultados no saldrán bien. 

***
Los ENFJ son líderes natos, llenos de pasión y carisma. Representados por alrededor del dos por ciento de la población, son muchas veces nuestros políticos, nuestros entrenadores y nuestros maestros, quienes se superan e inspiran a otros a superarse y hacer el bien en el mundo. Con una confianza natural que conlleva una influencia, los ENFJ sienten gran orgullo y alegría al guiar a otros para trabajar juntos para mejorar ellos mismos y su comunidad.

GRANDES CREYENTES EN LA GENTE
La gente es atraída por las personalidades fuertes y los ENFJ irradian autenticidad, preocupación y altruismo, sin miedo a levantarse y hablar cuando sienten que hay algo que hay que decir. Les resulta natural y fácil comunicarse con los demás, sobre todo personalmente, y su rasgo intuitivo (N) ayuda a las personas con el tipo de personalidad ENFJ a llegar a todas las mentes, ya sea a través de los hechos y la lógica o con la emoción cruda. Los ENFJ ven fácilmente las motivaciones de las personas y los acontecimientos aparentemente inconexos y son capaces de fusionar estas ideas y comunicarlas como un objetivo común con una elocuencia que es nada menos que fascinante.
El interés que los ENFJ tienen en los demás es genuino, casi hasta la exageración – cuando creen en alguien, pueden llegar a involucrarse demasiado en los problemas de la otra persona, confiar demasiado en ellos. Por suerte, esta confianza tiende a ser una profecía auto cumplida, ya que el altruismo y la autenticidad de los ENFJ inspiran a aquellos por quienes se preocupan a llegar a ser mejores personas. Pero si no tienen cuidado, pueden sobre extender su optimismo, a veces empujando a otros más allá de donde están preparados o dispuestos a ir.
Los ENFJ son también vulnerables a otra trampa: tienen una enorme capacidad para reflexionar y analizar sus propios sentimientos, pero si se ven demasiado atrapados en una situación difícil de otra persona, pueden desarrollar una especie de hipocondría emocional, viendo los problemas de otras personas en sí mismos y tratando de arreglar algo en sí mismos que no está mal. Si llegan a un punto en el que se ven frenados por las limitaciones que otra persona está experimentando, puede dificultar la capacidad del ENFJ para ver más allá del dilema y ser de alguna ayuda en absoluto. Cuando esto sucede, es importante para un ENFJ detenerse y usar esa auto-reflexión para distinguir entre lo que realmente siente, y lo que es un tema aparte que necesita ser mirado desde otra perspectiva.
... LA LUCHA NO DEBE DESALENTARNOS EN EL APOYO DE UNA CAUSA QUE CONSIDERAMOS JUSTA
Los ENFJ son personas genuinas, cuidadosas, directas, y nada los hace más felices que liderar el ataque, uniendo y motivando a su equipo con un entusiasmo contagioso.
Las personas con el tipo de personalidad ENFJ son altruistas apasionados, a veces incluso demasiado, y es poco probable que tengan miedo de tomar los arcos y flechas para defender a las personas y las ideas en las que creen. No es de extrañar que muchos ENFJ famosos son presidentes de EE.UU. – este tipo de personalidad quiere liderar en el camino hacia un futuro más brillante, ya sea llevando una nación hacia la prosperidad, o liderando su pequeño equipo de softball de la liga a una peleada victoria.