Visitas

domingo, 30 de marzo de 2014

# Orgullo # Reflexión

¿Cuál es tu orgullo?


Como si esto se tratara de una introducción. Esta entrada trae consigo un mensaje muy grande y fue gracias a un vídeo que vi esta semana en Venga La Alegría. Me sentí mal, me sentí orgullosa y me hizo sentir que muchas estamos tan equivocados en cuanto al orgullo. 

Siempre antes de leer la reflexion de alguien mas, pensa un instante en lo que aquel intenta decir. Y yo les preguntaría "¿Qué consideras que es un orgullo?", "¿Qué tipo de persona te produce orgullo?"

Todos tenemos una respuesta y rara vez pensamos si estamos o no equivocados en cuanto a la visualización que tenemos de una persona digna de orgullo. 

El vídeo que vi tiene una historia muy común, pero común por la carencia económica y poco común en el sentido en lo que todo realmente significaba.

Trataba de un niño que decía no sentirse orgulloso por su papá. Ellos carecían de dinero, y siempre de la parte que la tocaba al niño en ciertos trabajos que ayudaba al papá; una parte iba para los ahorros. El decía "¿Porqué no tenemos dinero?" por supuesto, el papá le decía que en el dinero no estaba la felicidad. Así que le dijo que ayudar a otros te hacia feliz. 

En ese entonces, el niño le escuchaba pero el seguía diciendo "No quiero ser como mi papá", se preguntaran... ¿Qué sucedió cuando el creció? El dijo que entraría a una Universidad, porque el quería superarse y repetía que no deseaba terminar como su papá. Su papá limpiaba, se vestía de payaso y eso le provocaba una tremenda vergüenza.

Fue admitido en una Universidad y el día que se fue, el papá le dijo: "Si necesitas dinero, me llamas.", por supuesto, el papá le iba a dar un sobre con dinero. El no lo acepto. Tuvo éxito, dinero y aunque su papá le llamaba para verle, el jamás tuvo tiempo para el. El se sentía mejor, sentía que no debía verle... Después de todo, su papá jamás fue un buen ejemplo para el. ¿Porqué lo seria ahora? El decidió que iba a ignorarlo.

Con el tiempo recibió una llamada y un premio, el no sabia porqué. El fue al lugar de donde le mandaron este premio por su supuesta labor. Al llegar, se entero que durante todos esos años el papá ahorraba para ayudar a personas de un acilo, a huérfanos y por ello se vestía de payasito, que era para sacarles una sonrisa a quienes no tenían esa razón de hacerlo por si solos. Le llamaban un hombre "Altruista e inteligente".

Todo ese dinero que el ahorraba y donaba lo había puesto en nombre de su hijo. Hijo que sentía vergüenza por el, que no se sentía de orgulloso de un padre que solamente amaba servirle a los demás, hacerles felices sin esperar a obtener algo a cambio. La buena voluntad, el buen corazón de un hombre que tuvo el desprecio de su hijo y que en vez de donar a su nombre, quiso que hablaran bien de su hijo.


¿Se dan cuenta lo que le daba orgullo a el? El dinero, el reconocimiento a base de una obra que fuese todo menos humana. ¿Saben como termino? El termino haciendo lo mismo que su padre. Si, de quien sentía vergüenza por no tener dinero. Porque vivimos en un mundo que si sos pobre, no mereces reconocimiento.

Todo gira entorno al dinero y a cuantos títulos tengas. Lastimosamente es asi. Tenemos que prepararnos, peor no sentir que tenemos el mundo a nuestros pies el dinero, porque el reconocimiento mas grande es el de aquel que tiene un buen corazón. 

¡No hay reconocimiento más grande que ese! Que tu carrera te hace sentir orgulloso de tu esfuerzo y dedicación; pero un titulo no compra un buen corazón. Y tal vez penses que admirar a quien sabe hacer dinero es bueno, pero admirar a quien ayuda sin pedirle es ser inteligente. 

Porque el dinero ha llegado al mundo a quitarle el valor a las acciones, a la buena voluntad y a las buenas personas, que con poco dinero dan un ejemplo al mundo sin ser tomados en cuenta. ¿Duro o triste? Es triste sencillamente. Lo banal ha venido a opacar aquello que tiene su propia magia. Lo que tiene magia es aquello que se hace de corazón, y no por obtener algo a cambio.

Por lo tanto, confieso que soy la clase de persona que no busco juntarme con personas que lo tienen todo. Hablas con estas personas y notas el vacío que tienen. Realmente no valoran los pequeños detalles si estos no son materiales. Pienso que viven en una burbuja que no les hace bajar de las alturas en las que se encuentran. Luego me encuentro con personas que saben lo que es carecen o que entienden sencillamente a quienes viven mal en esta vida; y me encuentro a seres humanos con quienes si soy afines.

Es vacío el que no entiende de la vida y que no se lamenta por quienes sufren. Y es justo lo que le sucedió al hijo de esta historia, el se estrello contra la pared y supo que ayudar a otros, te hace mas feliz y te alimenta el alma. Por lo tanto, seamos buenos y nada mas que eso. Ayudemos, que el día que la necesitemos vamos a saber que la merecemos y que no solo es una gracia de Dios para mantenernos en vida.

Esta es mi reflexion de esta semana y pueden tomarla o dejarla. Pensemos claramente y alimentemos nuestra alma, no nuestro ego. Valemos mas que el dinero. Valemos por nuestras acciones.

Publicar un comentario

Suscríbete