El amor en tiempos de cólera.


El amor da vida a nuestras vidas y aunque no queramos reconocerlo, no podemos vivir sin haberlo experimentado en cualquiera de sus sentidos. En esta entrada, me voy a concentrar en el amor de pareja y en una de esas difíciles etapas en las que la relación se pone a prueba: Tiempos de cólera.

La imagen luce maravillosa y es la mejor etapa del amor, que es cuando nos enamoramos y nos entregamos por completo. En esa etapa, no existen los miedos ni el que dirán, porque solamente nos importa que queremos a ese alguien y que nada más debe tener nuestra atención. Este es el momento romántico, en el que obtenemos los mejores recuerdos.

Todo se mueve de una forma tan pacifica, hasta que las verdaderas intenciones y sentimientos se afloran y observamos quién es esa persona en su totalidad o mayoría.

¿Por qué ocurre esto?

Nos caracterizamos por empezar una relación mostrando la mas superficial y probablemente, lo que todas las personas allegadas conocen. El tiempo pasa y sentimos que podemos ir probando a quien queremos desde otro ángulo, y por eso empezamos a sentir esa libertad de presentarle alguna actitud que, por miedo, al inicio ocultamos.

Queremos sentir seguridad de poder liberarnos y sin darnos cuenta, lo hacemos. No importa si es muy bueno o malo, pero esperamos aceptación. Todo se vuelve normal y con el pasar los días, no nos sentimos atados a ocultar y mostramos más y más.

¿Nos aprovechamos de que nos quieren?

No, puesto a que es normal sentir que podemos demostrarle que esa persona que ve al frente, tiene muchos defectos que no conoce. Nadie es 100% trasparente y no lo decimos todo desde un comienzo, porque confiar demasiado nos vuelve ingenuas e ingenuos.

¿Qué hacer cuando entramos a en esta etapa de cólera?

Si queremos lo suficiente y sentimos que no debe terminar, seguimos adelante. Nadie que quiere lo suficiente, pide un tiempo o acabar con todo lo construido juntos. Sin embargo, puede ser que tengamos características o conductas muy negativas, que lleven a tomar decisiones drásticas.

Comúnmente, las peleas subirán de tono y quizá, hasta dejen de hablarse por días o semanas. También son comunes las infidelidades, puesto a que piensan que, por estar molestos, pueden hacer lo que quieran, pero si NO has terminado un compromiso, no empecés otro.

¿Es sano perdonar una infidelidad cuando estamos en esta etapa?

Yo personalmente, desapruebo las infidelidades porque nunca llevan a ningún lugar. La relación se estanca y se vuelve temerosa. Aunque queramos fingir, si una de las dos partes es quien fue traicionada, vivirá pensando en ese detalle y tarde o temprano, será peor.

Además, en esta etapa, duele mas que estén pasando por discusiones. Si engañamos en el peor momento de la relación, ¿Cómo prometemos amar si abandonamos y traicionamos en el momento que todo se pone a prueba? Reflexionemos un poco y aprendamos a tener lógica de nuestros “supuestos sentimientos” y “nuestras acciones”. Si no hay una relación directa entre ambos aspectos, solo nos mentimos a si mismos.

¿Y si nos damos tiempo?

Lo ideal es dejar bien claro esto, ya que usualmente “dar tiempo” se toma como “soltería” y es todo menos eso. Si damos tiempo, significa que vamos a pensar si queremos seguir con la relación o no. Si engañas, es porque te has dado los suficientes motivos para terminar la relación.

¿Justo o no?

Siempre que establezcamos una relación amorosa, empecemos por entender las verdaderas intenciones y sentimientos que nos hacen querer tener a esa persona a nuestro lado para ser coherentes al momento de actuar.

No juguemos demasiado, simplemente seamos personas claras y sin rodeos. ¿Te quiero? No te engaño, espero y tengo paciencia. ¿No te quiero? Termino con vos y tengo toda la libertad de coquetear con otras personas. Pero nunca, de los NUNCA… Digan que quieren, para actuar como la segunda opción, ya que esto afecta realmente a las personas y aunque lo duden, pero muchas personas dejan de creer en el amor por esto.

Si fui lo suficiente clara, perfecto y si todavía consideras que no lo fui, estoy al tanto de cualquier duda. Comenta o envíame un correo electrónico si tenes dudas o deseas agregar algo al tema. ¡Feliz tarde!


No hay comentarios:

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete