La Mujer Ideal

octubre 24, 2015



Mujer ideal… ¡Una agonía tratar de encontrarla!

Por todas esas mujeres que tienen una alcantarilla en sus bocas, unas ametralladoras en sus ojos… Por esas que se dedican a decir que ellas son más guapas que otras, o hasta más perfectas. Por esas que pasan diciéndoles a unas “arréglate más”, por esas mujeres que se burlan del abstracto estilo de otras.

¿A caso no se han dado cuenta que se equivocan?

Veo y escucho la mala vibra que entre mujeres se envían. ¿A quién engañaría? Es obvio que alguna vez he criticado a una mujer. Les voy a contar lo que crítico: A las que son vulgares. Pero si vas a la Universidad así, de lo contrario, me valdrá verte. Soy de quienes piensa: “No le queda bien ese pantalón”, pero no iré a decírselo. Quizás a ella le encante verse esos pantalones, ¿Me comprenden lo que intento decir?

Entre mujeres se piensa que criticar hace reaccionar a la otra. Cuando entre mujeres debería haber mucho apoyo. Se dedican a decir que hay que aceptarnos como somos, pero a la primera chica que vemos siendo ella de una forma muy abstracta, ya van criticándola y diciéndole lo ridícula que luce de esa manera. ¡No lo hagan! Dejen a otras mujeres ser la manera que quieren ser.

Que si aquella no tiene nada bonito en su cuerpo, que si aquella no tiene estilo o que si aquella debería de sacarse provecho con más maquillaje… Ya, es que esto es chistoso. Si a una chica no le gustan los vestidos, no es porque ella este mal. Si aquella chica considera que comprarse un libro es mejor antes que comprarse maquillaje, ¿No creen que la haga una mujer sensacional?

Todo esto de que si una mujer debe ser delicada, saber asear su casa, cocinar a la perfección, ser meticulosa y amar las manualidades… ¿En qué época vivimos? Esa mujer tiene derecho de ser fiestera, desordenada, mal hablada, ruda y si gustamos más, puede ser una desastrosa en las manualidades y odiarlas. ¿Quién dijo que las mujeres debíamos ser así?

Entonces, lo que busco es que pensemos menos en andar criticando unas con otras y estar contentas de que hoy en día esa imagen tan clásica de la mujer está perdiéndose.  Esa “dama de clase” es solamente una fachada, créanme, y también puedo asegurar que a los del sexo opuesto les encantan que muchas tengamos esos momentos tan poco femeninos.

Ya, les digo, es bonito que una mujer sea ella misma. Y no traten de ser esa damita, simplemente sean ustedes mismas y si algo no les gusta, no se sientan mal, solamente recuerden esto que les escribo para que sepan que no está mal mostrar que no hay una mujer ideal o    que realmente exista una lista en la que nos indique como debemos ser nosotras.

¡Que pasen una bonita tarde! 



You Might Also Like

0 comentarios