Visitas

domingo, 21 de agosto de 2016

# 2016 # Androcentrismo

¿Qué es el Androcentrismo?


El tema que vengo a abordarles el día de hoy, es sumamente interesante. No desearía que machistas leyeran esta entrada y no me refiero a hombres, sino a mujeres machistas. ¿Acaso no es curioso que una mujer sea machista?

Últimamente mi perspectiva ha cambiado. Cuando te adentras a nuevos temas y entras en ellos en análisis crítico, te das cuenta que muchas cosas que expresamos no tienen ningún sentido alguna. Digo, recordemos que la sociedad es un sistema que fue construido por una base –un grupo de individuos- que para sentir control, creó una ideología que formó mucho de lo que somos hoy.

Pregúntense lo siguiente: ¿Están o no orgullosas y orgullosos de quienes somos hoy en día?

Como una breve introducción que les hiciera abrir un poco el pensamiento, ¿Conocían acerca del Androcentrismo?

Apenas en estos días, terminé por dar con este concepto totalmente revolucionario. Es una revolución porque es evidente que actualmente y desde siempre, hemos vivido entre dos posturas opuestas.

El androcentrismo implica un fuerte interés por despojar de la falsedad la palabra “dominancia” que es literalmente control. Estamos en un extremo sumamente ignorante para muchas personas si estamos en desacuerdo con el sistema que se empeña en ideologías creadas al beneficio de unos y no de unas.

Androcentrismo implica estar en contra de que el hombre es un sujeto universal, un líder, alguien que impone una posición justa y aparentemente “correcta” en nuestra sociedad. El hombre siempre ha sido el número uno y la mujer se ha convertido una especie de segundona. La mujer es el complemento del hombre, y al referirnos al complemento; se trata de algo que agregamos disque para completar pero no es realmente llenar un vacío, sino que se trata de llenar porque es lo correcto y porque se supone que ese espacio crea un “balance”.

Androcentrismo es un término fuerte, que está ligado a: marginación, violencia, represión, sexismo, misoginia y sobretodo machismo.

Machismo implica la misoginia de sentir que la mujer debe ser controlada por el hombre porque él tiene la última palabra y otra relación es la estructura de la sociedad basada en el patriarcado. El patriarcado se refiere a: padre, gobierno y dominio.

De aquí deriva el hecho de que los hombres son los que mayormente gobiernan un país, quienes se supone tienen un mayor intelecto para sobrellevar a cabo grandes puestos porque ya nacen con esa capacidad. En cambio, la mujer se piensa no es del todo capaz y rara vez las mujeres tienen el dominio en sus manos. Entiéndase bien esto.

El patriarca es la máxima autoridad en el núcleo familiar. Es por eso que el padre toma asiento en la silla principal junto a la mesa, se intenta quedar mejor con el hombre porque es quien manda y porque lo que decida él, es lo justo. Es la autoridad en la familia, está siendo la base del sistema. El patriarca es el hombre que tiene hijos varones pero en ningún momento hace referencia a hijas.  

Se escucha tan patética, y discúlpenme si luzco un poco tajante pero no creo que este tema pueda abordarse de otra manera cuando comienzo a desglosar.

Ahora abordare los términos ligados al androcentrismo:

Marginación es aislar, entonces si nos remontamos a la actualidad, la mujer ha sido aislada por parte del sistema. Se ha creado una ideología en donde la mujer sigue siendo el segundo lugar en la mayor parte del mundo. Cuando dejamos algo más debajo de otra cosa, es despejarlo.

Violencia porque la mujer sigue siendo un objeto de la lujuria del hombre. Digo, no me refiero a que un hombre no pueda desear a una mujer. El problema es que si el hombre siente que tiene un papel principal en la sociedad en la misoginia latente, ve en la mujer un objeto y no observa en ella una representación de “encabezamiento”. Leemos a diario acerca de abuso hacia nosotras las mujeres y muchos de esos casos se justifican con estupideces como: “Ella lo provocó”, porque una mujer que desea mostrar su cuerpo o es naturalmente coqueta, es una fácil en busca de un hombre. Aquí viene eso del “no”, en donde las mujeres se niegan a tener sexo y los hombres abusan sexualmente de ellas porque piensan que una mujer que seduce debe acceder inmediatamente. Y seducir no es incitar a una relación sexual. Veamos cómo sí tiene sentido.

Represión, en el sentido en que una mujer es definida de una forma muy específica. Te dicen que debes ser femenina, ¿No es acaso un concepto creado por el patriarcado?  Claro, entonces la mujer es frágil, dulce, servicial, hogareña, complaciente para otros y si bien, no para ella misma y muy obediente. La obediencia es referente a que, a veces nos dicen “no hagas cosas que no se ven bien en una mujer… Como beber, fumar, decir malas palabras…”, y una mujer siente que está mal y vemos a un millar de hombres haciéndolo a nuestro alrededor. ¿A qué están jugando? Y no puedo creer que realmente esto sea así. La mujer esta reprimida a ser de una manera socialmente aceptable, de lo contrario es criticada. Y aquí entra mucho acerca de los estereotipos también.

Sexismo, esto que marca una diferencia entre sexos. Esas diferencia asumen una discriminación hacia el otro sexo, o hablando de menos derechos que el otro. En el caso de la mujer, como escribí con anterioridad, no logra gobernar en todas partes por la creencia de que no puede hacerlo bien y porque no está a la misma altura que un hombre en dicha posición. No vendré a decir que estamos como estamos porque los hombres nos han liderado. El punto es que la mujer no tiene ese mismo derecho y es un sexismo total.


Misoginia es el odio del hombre hacia las mujeres. El hombre dentro de ese concepto, piensa que una mujer debe servirle, hacerle caso, decir que si, debe ser muy complaciente con él pero no espera dar, solo recibir. Lo típico es en el siguiente ejemplo: La vida sexual de una pareja conlleva algunas discrepancias de vez en cuando. A menudo la mujer no logra tener orgasmos, porque una mujer por su naturalidad para llegar a ello requiere de un poco de tiempo, y con esto me refiero a treinta minutos como mínimo y no solo con unos cuantos besos. Martha le dice a su novio Daniel que no está logrando tener orgasmos. Daniel en vez de mostrarse abierto a la idea de complacer a su pareja, no le interesa y le dice que no puede hacer más. Esa posición indica que a él le interesa que ella lo complazca a él, porque después de todo los hombres llegan fácilmente a tener un orgasmo, de no ser que tenga problemas seria lo contrario.

Machismo, se refiere al sentimiento de superioridad que siente un hombre hacia una mujer. OJO, no es igual a misoginia, pero van juntos porque el machista siente que debe tener control sobre una mujer y ahí aplica su misoginia. Ser machista es ver a una mujer en su casa porque él mismo lo decide y cree es lo que debe ser. En cambio no porque la mujer quiere ser ama de casa. Es el individuo que cree que una mujer no desempeña sus mismas funciones, porque de cierta manera habla de su sexismo. Es decir que implica muchos conceptos que forman algo que es un sarpullido. 

Todo lo anteriormente mencionado tenía el propósito de que pensaran y pudieran responder a la pregunta inicial: ¿Están o no orgullosas y orgullosos de quienes somos hoy en día?

Apuesto a que dirían que no, como yo. Y lejos de hablar de la humanidad, se trata de hablar de la posición en la que la misma sociedad nos impone y hace creer que es de una manera. Por supuesto, miles de mujeres son machistas porque han interiorizado esa absurda ideología. No se dan cuenta que están siendo desplazadas, y sienten que deben ser desplazadas porque están reprimidas y tienen miedo de darse cuenta de la realidad.

Muchas veces se dicen entre amigos –que no es del todo intencional-, “Te comportas como una niña…”. Es decir, una niña referente a su sensibilidad, debilidad y no a la fuerza de un hombre. Otro ejemplo: Una mujer se masturba, pero no es correcto, porque solo un hombre debe satisfacerla. En cambio, los hombres tienden a ser más curiosos desde niños y si se tocan, es porque es normal en ellos. Pero no es así. La masturbación es un acto netamente individual y natural para las mujeres y los hombres. No es un pecado que una mujer quiera tocarse a sí misma, porque ella es dueña de su cuerpo y no un hombre. Y yo invitaría a las mujeres a darse cuenta que esto no es más que una estupidez. Si el hombre se masturba, es porque puede. Si una mujer se masturba, es porque es muy fogoso y no es bien visto en una mujer. 

¡Cuánta basura!

¿Permiten que un hombre las toque, pero no se lo permiten a ustedes mismas? ¿Tan baja es su autoestima? 

Y, no puede ser más cierto todo lo que he abordado en esta nueva entrada. ¿Por qué? Porque no se puede negar que esto ocurre todos los días. Entonces, estamos buscando una igualdad con todos estos conceptos introducidos en un sistema totalmente dañado. Esta dañado porque ha creado una barrera entre lo justo y lo que han impuesto.

Es un tema sumamente largo de abordar, y si pueden notar he escrito muchísimo. Estoy muy interesada en seguir abordando este tipo de temas. Pienso que estos temas deben llegar a más mujeres que aún no exigen sus derechos o no saben lo que verdaderamente está detrás de lo que hoy sucede a nuestro alrededor y no se percibe porque no se defiende, no se dice y nadie alza la voz para defender a las mujeres.

¡Espero les haya gustado! 


Publicar un comentario

Suscríbete