Visitas

martes, 23 de agosto de 2016

# 2016 # Reflexión

Iniciando tus sueños.


Desde el primer momento que menciono la palabra “inicio”, la ligo a un individuo que posee en su interior un alma deseosa de cumplir sus sueños. Cada ser humano tiene un deseo grande o pequeño en su producto, pero no existen sueños más grandes o pequeños que otros. Mientras ese anhelo te haga sentir viva o vivo, es un gran sueño.

Hay un punto que rara vez mencionamos… Pero para que esto sea más entendible, lean el siguiente ejemplo:

Max inició sus estudios en el 2002. Desde un comienzo, destacó por su carisma en su área. Todo iba como viento en popa, y no bajaba la guardia, inclusive era admirado por colegas y catedráticos. Se graduó con honores y su preparación se alargó hasta una maestría. ¡Max iba muy bien! Y no fue un día, cuando logró crear su propia televisora. Un martes mientras se encontraba en su oficina, por la mañana alguien pedía ser recibido por él.

Dejó pasar a la persona de muy mala gana, pero lo hizo. Había llegado el maestro que más lo apoyó y ayudó a lo largo de su carrera en la universidad. A pesar de que Max no tenía los recursos necesarios, el maestro confiaba en él en lo que podía lograr. Le dijo que tenía problemas económicos y necesitaba de la ayuda de Max.

El maestro confiaba tanto en Max después de tantos años, pero se sorprendió al escuchar las siguientes palabras: “No tienes lo que estoy buscando. Lamento mucho tu situación, pero no puedo ayudarte”.

El señor estaba perplejo. Se puso de pie, y sin dudarlo dos veces respondió: “Mucho de lo que eres hoy, fui yo quien te lo enseñó. Te sientes un rey, cuando yo estuve contigo cuando más lo necesitabas. Tienes plazas, ¿y no deseas ayudarme cuando sabes muy bien que yo te formé?"

¿Comprenden este ejemplo? Para Max fue sencillo desplazar a su maestro. Siente que ya tiene lo que merece, pero olvidó de donde viene y quien contribuyó a su aprendizaje.

¡Eso es lo que debemos hacer jamás!

A donde quiera que lleguemos, no olvidemos que partimos de alguien. Ese agradecimiento con quienes dieron mucho por nosotros o creyeron que podíamos lograr nuestros propósitos, eso NUNCA debemos olvidarlo.

Una persona que orgullosamente habla de sus comienzos, es alguien que merece lo que tiene hoy en día.

Iniciar tus sueños también implica trabajar día con día. Trabajas o te morís. Es una ley de la vida sumamente clave. Admiramos a cientos de personas que tiene un talento diferente o especial, y todo porque muy en el fondo nuestras esperanzas se centran en terceros y no en nosotros mismos.

¿Quieren saber cuál es el punto de esas personas que admiramos? ¡La tenacidad y la perseverancia! Esas personas le dedicaron muchas horas diarias a sus sueños o talentos. Son quienes son por hoy, gracias a que no se cansaron de hacerlo. Puede ser que no ocurra hoy o mañana, pero cuando luchas de esa manera y le dedicas tanto tiempo a tus objetivos, la palabra ÉXITO se manifiesta.

¿Es fácil decirlo? ¡No lo es! Yo también estoy luchando, y puede ser que no siempre haga lo suficiente pero de repente reflexiono acerca de esto y no dudo que deba dedicarle más tiempo a algunos sueños.

Que tus sueños no surjan, no siempre se trata de que no sea para vos. No significa que el destino este en tu contra, sino que vos creas tu camino. Si no trabajas de forma ardua, no esperes a que las cosas aparezcan y los caminos se abran a tu favor.

¡Fuerza con fuerza! ¡Lucha con éxito!

Ustedes pueden sentirse orgullosas y orgullosos de quienes son, solo deben aprender a trabajar duro y no dudar de lo que pueden lograr. Lejos de que nuestras capacidades sean peores que las de otros, porque eso no determina que no podas lograrlo.

Y con este buen pensamiento me despido. 


Publicar un comentario

Suscríbete