Si le quieres... No intentes cambiarle.


¡Que bonito es el amor! Escucho los pájaros cantar y los suspiros esparcirse. Suena muy lindo cuando decimos que nos enamoramos de alguien. Significa que encontramos a nuestra media naranja. No lo puedo negar, es maravilloso sentirlo, pero para algunas personas todo se confunde y se vuelve cada vez más enredado.

Ese enredo de querer a una persona y pensar que seré como uno lo es. Es un rotundo error enamorarnos y pensar que podemos cambiar a una persona solamente por considerar que debe ajustarse a ese concepto que tenemos de pareja ideal.

Imagínense a un chico diciéndoles que les quiere, les considera chicas muy amables y de repente ustedes demuestran que tienen un carácter más fuerte; él se decepciona y les dice que se sorprendió de ver esa faceta con molestia. ¿Cómo dice que te quiere si les molesta conocer algo más de vos?

Claro, cada persona oculta muchas cosas, pero hay facetas que no podemos demostrarlas sin motivos o sin tener la suficiente confianza.

También es común que le pidas a tu pareja que vaya al gimnasio para que no siga engordando y quizá la persona no tiene ninguna limitación física, pero vos consideras que es correcto.

En detalles pequeños como la alimentación: Resulta que vos vegetariana pero tu novio no, entonces le intentas convencer de que la gente carnívora es mala porque promueve al asesinato animal, y quizá es por cuestión de cultura y es algo en lo que intentas influir porque pensas que sería mejor si tu novio se alimentara de la misma manera tuya.

Podemos influenciar positivamente sin cambiar la esencia de una persona. Es verdad que suele pasarnos que hay actitudes que no terminan de encajar con nuestra personalidad, pero esa es una mala manera de manifestar sentimientos o acciones que le perjudican que aconsejándole podemos llegar a ayudarle. Pero nunca pretendamos que cambien sus aficiones, personalidad, intereses y pensamientos. Es absurdo decir que queremos sin aceptar quien es.

Esta pequeña reflexión de amor, es para que sepan que nadie tiene ese derecho y que el hecho de que alguien desee cambiarte, no es un gesto de amor, sino más bien de egoísmo y de falta de amor hacia tu persona. Quien te quiere te ayuda a mejorar, pero no te pide que seas de una manera para complacerle. Véase esa enorme diferencia para no caer en palabras que susurren a los cuatro vientos mentiras y más mentiras. Para esto no hay mucha vuelta que dar.

Espero les haya gustado este breve post.


No hay comentarios:

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete