Acepta tu Orientación Sexual.

marzo 11, 2016


Hoy entre conversaciones, pude recordar lo importante que es nuestra orientación sexual. La sexualidad nos define, y créanme, es una incertidumbre no tener una idea de lo que deseas realmente.

No lo digo por una experiencia propia, ya que desde siempre he sabido que soy heterosexual. El problema es cuando esos problemas te llevan a burlas y ciertos trastornos con vos mismo o misma.

Se han de preguntar: “¿Por qué trastornos?

Un trastorno se basa en un desorden mental, y lógicamente en todo orden existe certeza; la cual se carece de ella cuando algo grande como la misma sexualidad no es aceptada.

Ocurre que te tratas de convencer de una realidad que no es tuya. Elegís vivir tu vida afectiva como heterosexual, lesbiana, bisexual u homosexual. Eso genera una gran ansiedad y obsesión en la persona, al punto en que se convierte en un trastorno.
Tu mente se obsesiona con ver una realidad en vos que no lo es. Esto aplica en muchas circunstancias de la vida y es tan común que creemos se trata de algo simple. Pero la falta de aceptación nos conduce a un trastorno. Voy a resaltar tres características: obsesión, ansiedad y el deseo del engaño.

Es normal tener miedo a ser rechazados, pero no caigamos en ese enorme engaño. No me vengan a decir que si pueden enamorarse de alguien del sexo que ustedes desean solo porque lo han decidido.


El amor no se elige, ya que no es un objeto ni nada por el estilo. Se siente y no puede evitarse. Así que, es como jugar con fuego. ¡Nadie puede ganar! No te engañes a una verdad que vivirá en tu interior durante toda tu vida. No importa lo que hagas, siempre sabrás a quien amas. 

Y la única desventaja es el rechazo. Recordemos en el mundo que vivimos, en donde mayormente se vive en una sociedad que no se cree que es Dios para jugar a decirnos lo que debe ser, lo que es correcto y lo que por nada del mundo debemos hacer o sentir.

El rechazo es duro, tanto que hay quienes no pueden vivir siendo rechazados. Lo justificaría de muchas maneras, pero el mayor contra y el ganador, es que no vas a interponer a personas frente a tu necesidades y frente a tu vida afectiva. Es un juego que nunca termina bien, ¿estamos de acuerdo?


Y muchas personas dirán que se puede cambiar de orientación sexual con la religión, y yo diría: Nadie juega a ser Dios. Nadie tiene el poder de escoger su esencia como espíritu. Una cosa es lo que te han inducido y otra lo que sentimos, y no hay ni religión ni ciencia que pueda explicar el porqué de mucho de lo que elegimos amar.

No soy poco creyente, soy simplemente una persona que pone los pies sobre la tierra y piensa en muchos panoramas, no solo en el que desea pensar. En religión solamente se dirá una mil veces que es un pecado, pero no ven los derechos que poseemos como seres humanos. ¿Cómo es que cristianos señalan a otros y juegan a ser Dios? Vengan y traten de explicar porque lo hacen y porque se sientan superiores. Yo soy cristiana, y amo a Dios, pero no juego a creerme Dios.

Motivo a que nos amemos y que seamos felices, ya dejen de pensar en los demás. Acéptense por ustedes y no tengan miedo a ser rechazados, porque quienes los quieran, no les darán la espalda.

¡Feliz Tarde! 


You Might Also Like

0 comentarios