Visitas

viernes, 3 de julio de 2015

# 2015 # Calma

¡Bienvenido seas Julio!


No sé ustedes, pero el mes de Junio se pasó muy rápido, ¿No lo creen? ¡Estamos en Julio! Es un mes como cualquier otro, pero suelo encontrar una buena razón para comenzar un nuevo mes.
El mes de Junio, para mí, significó desvelarme o dejar de hacer mucho de lo que amo hacer (Escribir), y el tiempo estuvo muy limitado y me mantuve con ideas que están dándose desde comienzos de este mes. Pienso que a veces todo es tan tedioso y cansado, pero al final del día, prefiero tener algo productivo por hacer.

Julio seguramente es un mes en el que no tengo tantas expectativas, sino que simplemente deseo que sea un mes más espontaneo. ¿Por qué no dejar de planear? Es decir, tenemos que tener una visión para llegar a ello, pero no propiamente planear paso a paso lo que haremos.
Mi consejo es dejar que las cosas fluyan de acuerdo a nuestro esfuerzo. Si las cosas van a darse; se darán. No te preocupes pensando en cuándo y cómo sucederá. No esperes demasiado, sino que solo no esperes nada para lograr entender lo que es vivir el momento.

A veces es tan gratificante darnos un enorme respiro y no pensar demasiado en lo que aún no llega a nuestra vida. No trato de enfocarlo con mi vida propiamente, sino que trato de que recordemos que necesitamos un poco de calma y que está muy bien no pensar demasiado en las cosas, sencillamente porque descansas.

Tampoco detengas el paso, sino que tomate las cosas con mucha calma y tendrás un nuevo respiro. Sin que te importe más que encontrar un poco de paz después de todo lo que nos rodea, sucede o sucederá.

Es una breve entrada para hacer de Julio una esencia más pacifica pero no pasiva. Que Julio sea un mes excelente para triunfar, pero sin llegar a un desgaste como persona.

¡Bendiciones! 

Publicar un comentario

Suscríbete