La realidad acerca de la Maternidad

mayo 10, 2015



¿Acaso esa imagen no es tan hermosa e inspiradora? Si, lo es.

Esta nueva entrada es en dedicatoria a una celebración, que es el Día de la Madre. La gran pregunta es: ¿Qué es ser mamá?

Si Dios nos dio la oportunidad a las mujeres de dar vida, es porque las mujeres somos tan fuertes, ¿Cierto? Las mujeres estamos bendecidas con solo el hecho de poder traer vida a este mundo, que con todo y lo que va decayendo, es una enorme fortuna que Dios y la vida misma nos envía. Ser mamá es ser confidente, mejor amiga, ser una inspiración y no dejar de serlo aunque los años pasen. Una mamá de verdad, nunca pone a su pareja primero… Ser madre es más importante que ser mujer, y ESO lo entenderá una mamá. Ser mamá no es fácil, y nunca lo será.

Aplaudo a esas madres de familia que a pesar del trabajo están presentes, y sobretodo, aplaudo a esas madres que son amas de casa y día con día se dedican a su hogar, ¿Saben por qué? Porque ser ama de casa es un GRAN TRABAJO. Es un trabajo duro y deben sentirse dichosos y dichosas de tener a una madre que lo da todo por ustedes. Cada mamá verdadera, quiero lo mejor para sus hijos e hijas, ¿Escucharon eso de que una mamá no se equivoca? Es totalmente cierto. Si tu mamá te aconseja, escúchala; si tu mamá está preocupada por vos, es porque tiene una razón. Una mamá es así, una mamá es esto y mucho más.

Pero, muchas veces las circunstancias de la vida te demuestran otra perspectiva. Hay quienes nunca tuvieron una madre como la que menciono. Quizás no crecieron con ella o quizás no la conocieron, ella les abandonó y muchas otras situaciones que pueden darse. Y estas personas pueden considerar a un padre, tía, abuela, hermana, prima o alguien que la vida les presentó. Entonces, ahí se encuentra esa gran confusión acerca de la maternidad. Si, esta entrada yo la comencé hablando sobre aquellas personas que gozan de tener a su madre presente, pero a quienes no, no es como si no la tuvieran.

Ser madre no es ser relativamente “madre de sangre” y “ser del sexo femenino”. Ser madre va más allá de eso. Como quienes son una pareja del mismo sexo –en el caso de dos hombres-, que es ahí en donde quiero centrarme. La sociedad se empeña en ver esto mal y no se dan cuenta que contradicen mucho a quienes consideran a alguien más como su madre. En ese caso, hay quienes consideran que su padre, tío o primo es su madre. ¿Van a decir que esto no es correcto? Porque no es así. Entonces, lo mismo sucede con quienes tienen a dos individuos del mismo sexo siendo padre y madre. ¿Se dan cuenta que verdaderamente no tiene sentido juzgarles si otras personas presentan esa misma circunstancia? Es como para los padres que son madres. En esta situación, ellos tendrían a dos hombres que van a desempeñar ambos roles.

Tanto para quienes adoptan –que es uno de mis sueños- , porque no necesariamente por no ser de sangre, no es que son menos madres. Véase esto y entiéndase, porque ser madre no es precisamente lo que la sociedad nos dice. Al igual, Dios le da a la mujer la oportunidad de traer la vida a este mundo, pero siendo honesta,  ¿De qué les sirve a algunas mujeres? ¡No les sirve de nada! Si abandonan a sus hijos, los maltratan, los abusan, no los escuchan… ¿A esto se le puede llamar madre solo por traerles al mundo? ¿Verdad que no? A ese punto quería llegar.

Hay mujeres que traen hijos al mundo y solo desean ser mujeres, pero las ingenuas creen que son “madres” por ello. Nada de eso, nada de eso… Repito: Ser madre no es traer hijos al mundo. Entonces, si una mujer trae hijos al mundo y sabe que no los amara, es mejor que los ponga en adopción para que vayan a un hogar donde sí tendrán amor. Yo no intento ser dura, solamente soy honesta porque es ridículo llenarse la boca diciendo algo que no es, y me refiero a las mujeres que no deben hacerse llamar madres.

Ya con esto en mente, espero se entienda que ser madre es no hablar de traer hijos al mundo o de tu sexo. Ser madre es algo más profundo, ser confidente e inspiración para quienes son tus hijos e hijas sin importar el sexo ni la circunstancia. Y cualquier ser humano que desempeñe este papel de madre como debe ser, ser merece TODO el respeto y APLAUSOS posibles. Les aplaudo porque no es fácil y debemos entenderlo, y nunca menospreciar el gran trabajo –de por vida- que es ser madre.

¡FELICIDADES MADRES! 



You Might Also Like

0 comentarios