Visitas

viernes, 19 de junio de 2015

# 2015 # Aferración

¿Porqué aferrarnos es un gran error?


A lo largo de la vida, el ser humano se encuentra ante tantas adversidades, situaciones y personas que marcan su vida. Muchas personas piensan que el olvido se trata de aquello que no se piensa. El olvido no es no pensarlo, es saberlo superar. Gran parte de nuestra dificultad de poder olvidar aquello que ha dejado una marca en nuestra, se trata de no querer dejarlo ir. Eso no es "no querer olvidar", eso significa "aferramiento". 

¿Cuánt@s saben lo que es aferrarse a lo que no?  Levantaría la mano, porque muchas veces me aferré a aquello que no tenía sentido, y no porque deba llevarlo a una desgracia. Mucho no es porque no debe ser. No es para vos, para tu vida o no te traerá nada de lo que merezcas. Es por eso, que decidí recapitular un poco esas sensaciones por las que viví y que todos vivimos.

***
Basándome en mi persona, recuerdo que llegué a un punto en donde no entendía porque quería esa situación o persona en mi vida. Con los años entendí que el ser humano es aún más sensible de lo que parece, Además de que somos sumamente capaces de desenamorarnos, con esa fuerza fácilmente caemos en nuestros pensamientos.

Los pensamientos se toman tan literales, más que en parte son producto de lo que cerebro ha guardado para toda la vida. No necesariamente el pensamiento es "tan especial", es decir, es almacenado en nuestra mente. Mucho de lo que recuerdo, seguramente son cosas banales. Si bien, lo que nos importa, lo recodamos y esa es la parte que nos confunde. Creemos que el pensar en ello, es sentirlo grandemente -me refiero a una especie de amor o alegría a ello-, y se le da tanto valor al pensamiento, que por ende... El ser humano confunde el amor a algo/alguien con el mismo pensamiento.

Claro, si es que si recordas tu primer amor desde siempre... No es que anheles estar con esa persona. Lo recordas porque fue un momento inolvidable para vos.En base a esto es que nos aferramos a que debemos retomar lo que ya fue o estar con quien ya no está en nuestra vida. 

Se llega al punto en donde se comete el error tantas veces seguidas pensando que es amor puro, cuando verdaderamente nos estamos engañando a sí mismo. ¡El ser humano es capaz de engañarse a sí mismo! De no ser que no sepamos controlarnos -que nos sucede-, volvemos a cometer errores. El aferrarnos se vuelve hasta una adicción para quienes no conocen el nivel o el límite. 

¿Realmente existen límites? Sí, en la circunstancias y en lo que las personas sienten. Eso significa que se debe ser racional al momento de perder algo o alguien, puesto a que somos tan complicados, eso podría llevarnos a pensar en tantas cosas hasta llegar a confundirnos que lo amamos. De tal manera, que se podría convertir en un círculo vicioso. ¿Alguna vez he comentado de este tema en mi Blog? Porque seguramente lo haré. 

Los círculos viciosos se originan tanto por el aferramiento, como por la misma autoestima del ser humano. No entraré en detalles en este momento sobre el tema. En sí, la razón por la que escribo esto es para que no nos confundamos y sepamos cuán alocada es nuestro pensar. 

Un día podemos creer en algo y quizás mañana eso no signifique nada para nosotros. El sentido es que sepamos dejar ir mucho que ya no debe estar. Si tenes las razones suficientes para no tenerlo en tu vida, ¿Para que queres tenerlo? Tiene sentido preguntarnos porqué nos volvemos hasta masoquistas. 

Es parte del crecimiento del ser humano. Tal vez nos cueste superar muchas cosas, pero hasta que no dejemos ir lo que ya se fue, estaremos estancados en esta vida. Por eso les aconsejo comprender un poco lo que intento decirles en esta nueva entrada. Ya viví varias veces esto y no acaba nada bien. 

Hay que superar y salir adelante como personas. La vida nunca debe detenerse, sino avanzar y transformarse. Y como la mente es en gran parte lo que somos, entonces debemos realmente comprenderla en todo su sentido. 

¡Les deseo un Feliz Día! 
Publicar un comentario

Suscríbete