¿Cuál es mejor? ¿En primera, segunda o tercera persona?


Una de las situaciones que genera mayor confusión en los y las escritoras, es la manera en la que su historia debe envolverse en términos de tiempo. En este caso, no importa cuántos personajes tengas, ni el año en el que vas a introducir tu historia, sino cómo será plasmada. 

¿Porqué es importante el tiempo?

El tiempo provee al lector una imagen de la situación que indirectamente está viviendo con tu historia, por lo que debés prestar mucha atención y que al momento de elegir un tiempo, lo sigas de principio a fin.

Narrar en primera persona 

Es como cuando contás lo que te sucedió hoy o por ejemplo, si estás contando una vivencia desde tu punto de vista. Esa es la primera persona. Es interesante narrar de esta manera, ya que el lector es capaz de envolverse más en los sentimientos de los y las protagonistas. 

Es un "yo" por completo y podés sacarle mucho provecho para que tus lectores se conecten más con tu historia. Debo admitir que este es el tipo de narración que utilizo. Me hace sentir libre de mostrar una personalidad y de no esconder absolutamente nada los personajes. 

Les pondré un ejemplo con un texto de mi libro Adicto A Ti: "Hace un año atrás pude morir, y eso me hizo reaccionar. Me recuperé y pensé en ello una y otra vez.
Me dije a mi mismo “No quieres estar aquí. Deberías de morir y a todos les daría igual”. Cuando no
deseas vivir más, es como buscar la salida en un laberinto. Vives y no entiendes por qué. Para mí, vivir
era un castigo porque nunca fui feliz."

Narrar en segunda persona

Lo interesante de este tipo de narración es que escritor debe narrar de forma tan detallada y crear una panorama bastante real. El lector de alguna u otra forma, es quien importante, y es desde su punto de vista. 

Esta historia es como el narrador la cuenta a alguien más, a un "tú" o "vos". Como quien le cuenta un cuento a un pequeño, pero el aspecto descriptivo debe ser lo más nítido posible. 

Narrar en tercera persona

Significa que el escritor cuenta la historia. Es como si el estuviera siendo el espectador de la misma y la describe de principio a fin. Puede decir aspectos básicamente subjetivos de los personajes, ya que es como si ustedes me vieran a mí y empezaran a asumir que me siento de "x manera" porque así lo observan ustedes. Sin embargo, no podemos pretender que se conocerá el personaje totalmente con este tipo de narración, ya que no es él o ella quien describe lo que siente. 

Puede ser que el narrador se plantee así mismo como alguien cercano a los personajes y atine más, pero sabemos que nada como sí mismos para decir exactamente lo que es de nosotras y nosotros. Entonces, es muy utilizado y creo que solo una vez empecé a escribir una historia en tercera persona pero nunca publiqué la novela. 

Depende de tus gustos y de tu experiencia también. Debes atar clavos de forma eficiente para que los lectores verdaderamente comprendan con mayor profundidad tus personajes si narras en tercera persona. 

Para empezar a escribir una historia, debes tener bien claro los ejemplos anteriores y no perder de vista que la práctica hace al maestro, y por lo que debes seguir al pie tu forma de narración para que tus textos no carezcan de coherencia y así el lector no se lleva un mal sabor de boca. 

Este será uno de varios consejos para escritoras y escritores. 



Publicar un comentario

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete