Visitas

jueves, 25 de agosto de 2016

# 2016 # Reflexión

Crear el momento para el buen vivir.


¿Saben cuál es la semejanza entre la fe y la creación?

Hay una estrecha amistad entre ambas. La fe no puede desempeñar su papel si el individuo no desea derribar muros, sobrepasarlos y recorrer nuestros horizontes. La creación es la imagen en manifestación de nuestra fe. Esa fe a crear, renovarnos, de ponernos una meta y cumplirla. 

Esa es la razón por la cual el éxito entra a la puerta de nuestra. No hay casualidad, y no crean en ello. Las casualidades existen para los que no tienen fe. Si tuviéramos fe, sabríamos que hay un propósito resguardado en cualquier hecho que se torne positivo en nuestra vida.

Y me pregunto, ¿Todo lo que entra a nuestra vida, se esfuma?

Sí, porque la vida es un instante. ¿Han notado como pasa el tiempo volando? ¡PFFFFFF! Y ni crean, ya mañana sentirán que es diciembre y el 2016 se termina por ir. Entonces, reflexiono acerca de esto, porque soy creyente de que si vamos a tener fe, vamos a saber valorar lo que hoy llega a nuestra vida sin importar que sea para quedarse o no.

Ante la mentalidad de “se va”, es como no valoramos y perdemos mucha fe en el futuro. Decimos que si aquello es transitorio, no vale la pena lucha por ello.

Si la vida es un instante, debes lucha por tu presente porque eso es lo tenemos. Si vas a tener una perspectiva de que todo se va, no entenderás porque hay que aprender a vivir la vida sin miedo a nada. Es injusto que no vivamos por miedo.

Cuando entendas que vivir es algo del instante, vas a entender que no debes esperar. Comprenderás que el momento es ahora y vas a emprender un camino maravilloso, el de la creación.

La vida no es fácil, porque hay circunstancias implícitas en la misma por las cuales es imposible hacer algo. Ahora, también la vida es como deseamos que sea. Si por algún motivo externo a nuestra persona se ha interiorizado, debemos quizás divagar menos y encontrar un camino que nos invite a la creación.

No se trata de intentarlo tres veces. Dicen que hay límites, y no los hay si es para crear nuestros métodos a base de tiempo, tenacidad y arduo esfuerzo.

Con este pensamiento les intento recordar que el momento es hoy. ¿Estabas preguntándote demasiado? Porque no debes seguir haciéndolo. Si sentís que debes luchar, es tu momento de hacerlo y crear ese momento justo ahora.


¡Bendiciones!


Publicar un comentario

Suscríbete