¡En Agosto nos identificamos!

agosto 04, 2016


Estamos en la primera semana de Agosto, ¿Cómo se sienten con respecto al mes pasado? Estoy esperando a que ustedes se sientan mejor en este nuevo mes o que al menos este nuevo traiga sorpresas. No es para menos que los primeros días de cada mes haga un post para animarnos un poquito con la entrada de otro mes.

En mi caso, Julio fue un mes para conectarme conmigo misma, quererme más y darme cuenta de lo mucho que progresado como no echarme para atrás. Estoy feliz con mi vida, porque de alguna u otra forma, es la voluntad de Dios que así sea.

El tema del mes pasado era acerca de que nuestros sueños nos elijan.

Si no la has leído, léela AQUÍ.

El tema en el que quiero reflexionar en este nuevo mes, es acerca del lugar en donde postramos nuestra identidad. No me refiero a que no sepamos quienes somos, sino que constantemente nos identificamos demasiado con lo externo, con lo que no es nuestra persona y el problema es olvidar que hay mucho en nosotros mismos para identificarnos y ayudarnos a crecer.

No confundamos esto con falta de amor propio. Te amas, pero no llegas a ese punto en el que te conectas con tu ser y cuando te conectas demasiado con los demás, es como si te aislaras de vos.

¿Por qué es importante identificarte con vos mismo?

Se trata de hacer las paces, de estar bien no por falta de amor, sino porque nos entendemos en las buenas y en las malas. Al entendernos, logramos tener paciencia sobre nuestros errores y sobre lo que sentimos ante cada suceso y persona.

¿A qué nos referimos con “identificarnos”?

Aceptación.

¿Qué pasa si nos identificamos con otros y no con uno mismo?

Aislamiento es una palabra clave. Eso indica que colocas tus esperanzas en otras personas y no observas a los demás de forma objetiva. Tu subjetividad de lleva a buscar indirectamente lo que crees que te hace falta.

¡Nos hace falta demasiado! No hay conformidad acerca de quiénes somos. El problema es que no esperamos mucho de nosotros mismos sin tener una certeza de quienes somos. Es bastante complejo encontrar el balance si aún no tenemos idea de nuestro yo.

Esa falta de conexión hacia nuestro yo, nos crea muchas barreras. Si no te conoces, ¿Cómo se supone que sepas qué harás? No podes actuar de acuerdo a tu persona si no te dedicas a conocerte sin juzgarte.

Quien juzga antes de conocer, no sabe absolutamente nada. Es como si fuéramos ignorantes hacia nosotros mismos.

Conclusión.

Tomate tu tiempo en entenderte, porque el hecho de juzgarte demasiado te aleja más a tus deseos. No sirve de nada creer lo peor de uno mismo, porque al final hacemos lo contrario a lo que indudablemente sabemos no deseamos pero por esa falta de conexión tomas decisiones más evaluadas por terceros y no por vos.

Tengamos una mejor visión de la vida gracias a nosotros mismos.

Y no puedo desearles nada más que lo mejor en este nuevo mes. Les prometo que si se esfuerzan en mejorar pequeños detalles como este (que realmente son grandes por su manifestación), todo progresara a la inversa, refiriéndome a aquello que todavía no se les da en sus vidas.





You Might Also Like

0 comentarios