Visitas

martes, 12 de julio de 2016

# 2016 # Amor

Ser libre en una relación.

 

Hablar de amor suele sobreentenderse a “yo poseo”, “esto es mío”, “me pertenece”. ¿Qué tan cierto es? Lógicamente cuando queremos de una manera tan fuerte, lo que más queremos es a esa persona con nosotras y nosotros. No voy a decir que no es así, porque estaría mintiendo.

Dentro de todo ese sentimiento que nos hace querer de esa forma, debemos comprender que sentir a esa persona de dicha manera no es signo de propiedad. Es por eso que si sentimos que la relación se está yendo por la borda, es razón de tener a esa persona aún más presente. Así se actúa, porque se cree que debemos tener más de ese alguien. Y cuando esa relación termina y tenemos eso de “propiedad”, es un golpe tan bajo que deja tu mundo de cabeza no desde una perspectiva común, porque ser propietario y propietario habla de algo que es tuyo y si eso se va, algo tuyo se esfuma también. ¿Ven por qué es importante entender esto? Es aquí en donde se deben tener cierto límite.

Ahora, siguiendo con ese sentimiento de “me pertenece”…

¿Cómo es cuidar de nuestra relación?

Usualmente se entiende con salir juntos, comunicarse, hacer cosas diferentes… pero lo que queda en el último lugar es dar libertad. Cuidar una relación no es tomarla con tus dos manos y tenerla ahí cada cinco minutos, ¿se me entiende bien?

Ser libre dentro de una relación se entiende muy mal. Se piensa que se trata de andar con otras personas, dejar de comunicarse, perderse por días y luego volver como si nada, y no. Ser libre en una relación se trata de estar ahí juntos, pero dar ese tiempo de que esa persona haga otras actividades que no nos relacionen o que si le plazca pase tiempo en soledad si lo desea o necesita. Es muy saludable ser libres hasta ese punto en donde se le ocurre a nuestra pareja decir que quiere ir a X sitio y no vas a estar llámele y llámele o diciéndole que mejor esté con vos.

Si llegas a ese último punto, será mejor que tomes un respiro y evites tanta intensidad para no espantar a esa persona. Den libertad y ustedes también tengan esa libertad que como personas necesitamos.


Solo digo que aprisionar no es la mejor decisión si estamos al lado de una persona que verdaderamente nos quiere. 


Publicar un comentario

Suscríbete