Visitas

jueves, 31 de diciembre de 2015

# 2015 # 2016

¡Gracias 2015!


Ya llegó el momento del año en donde se deja atrás el 2015 y le damos la bienvenida a un nuevo año, que por supuesto es el 2016.

¡El 2015 fue un gran año para mí! No sé cómo fue el 2015 para ustedes, pero independientemente de lo que sea, ya hoy se le da vuelta a la página, ¿Cierto?

En este año tuve algunas trabas al comienzo, pero a medida que avanzó traté de relajarme por momentos y por momentos darle con todo. Aprendí muchas cosas en cada área de la vida, y por ende no voy a quejarme esta vez. Este año crecí como persona, me siento todavía más lista para enfrentar en la vida y ya con un pensamiento diferente a como lo había comenzado. Ya lo que me estaba afectando a comienzos de este aun 2015, ya no me molestan más. Terminé el año siendo una persona diferente, y considero para bien.

Muchas cosas no se dieron como yo lo esperaba y también debo cambiar en muchos aspectos de mi personalidad, pero hay mucho tiempo para que esto se modifique, eso cabe duda es así.

Y cuando tu mentalidad cambia, es cuando se comprende la importancia de tomar consciencia a cada año que pasa. Sino de lo contrario no sabríamos en qué erramos, debemos mejorar y en qué si mejoramos. Todo esto es parte de la vida. No siempre es tarde, aunque no todas las situaciones aplican para ello. 


No solo nos dediquemos a la ilusión de porque automáticamente es un nuevo año es que todo será mejor, diferente y ya está de plano garantizado. El 2016 será un mejor año si nosotras y nosotros vamos a trabajar en ello. No vivamos de ilusiones, vivamos de nuestras acciones, ya que estas determinan mayormente lo que se aproxima en nuestra vida.

Recuerdo haber leído una frase del educador (que no solo sirve para aplicarse en la educación) Paulo Freire que decía: “Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre”.

¿Esto que nos indica aplicándolo a la vida?

Sabemos perfectamente bien lo que nuestra vida –no se concentren en la de los demás- y sabemos lo que hemos vivido, nadie más que uno para saberlo. Teniendo previa experiencia y conocimiento de ello, no ignoremos el hecho de que sucedió, y no repitamos más lo que ya pasó. Que tu vida no sea un círculo. Aprendamos de todo aquello ya vivimos. Y la manera de demostrar que aprendimos de ello, es no traer de nuevo es escena a nuestra vida.

Se escucha sencillo, y no lo es, y por ello tenemos que seguir esforzándonos más para cambiar, para ser mejores y ofrecernos u ofrecer algo diferente a la vida. Seamos muy “proactivos”, teniendo la iniciativa a la diferencia y de nunca quedarnos cortas y cortos en nuestras acciones.

Si no funcionó de una manera, pues ten muchos planes más. No siempre se actúa de la forma perfecta, es por eso que el cambio es de suma importancia. Comprender el cambio desde su pura perspectiva, que eso es no quedarse atrás en la vida y ver siempre hacia adelante. Eso es gran parte de nuestra iniciativa en la vida. 


Así que, ignoremos menos. Recordemos que la palabra “ignorancia” proviene del ignorar. Es por eso aplicar esta palabra no se basa únicamente en tu grado académico, sino de la vida misma.

Y no vamos a decir que todo será perfecto en el 2016, pero no llevemos la mala vibra del 2015 al año nuevo. Eso nos predispone. Y si aún esa mala vibra se mantiene ahí en el 2016, no dejemos la constancia por nada.

¡Les deseo lo mejor!

Que este 2016 sea un gran año. Espero que les reine la salud (nunca olvidemos de cuidarnos ya que es lo más importante para seguir en este transcurso), amor (empecemos cosechándolo con uno mismo), aprendizaje (he aquí porque debemos dejar de ignorar lo que realmente sucede), experiencias (buenas o malas, tomarlas para bien) y lo último pero no menos importante, bendiciones para ustedes y quienes más quieren.

Y por hoy, váyanse a pasarla bien. ¡Es el último día del año! Lo que más amen hacer, eso hagan. 


Publicar un comentario

Suscríbete