Visitas

domingo, 9 de noviembre de 2014

# Intolerancia # Reflexión

Artículos: "Vivimos en una Sociedad Intolerante"



Esta nueva entrada tiene nuevamente un punto de vista, sobre todo el analizar situaciones por las que a diario nos topamos frente y nos resultan repugnantes dependiendo de su nivel. Leía un buen artículo de Juan Carlos Oyuela, quien título esa como “Vivimos en una Sociedad Intolerante”.

A lo largo de cada una de mis entradas, es bien sabido que yo no tolero la intolerancia. Así como Juan Carlos comentaba en su entrada, las personas intolerantes tienden a no saber siquiera lo que tanto alegan. Pasa en muchísimos aspectos de la vida diaria.

¿Quién alguna no sintió que su opinión para los demás era un fiasco?

Les comentare una anécdota muy graciosa hasta cierto punto. En la secundaria –en la clase de Psicología- recuerdo que se tocaban pocos temas interesados, debido a que la maestra era muy mala y se dedicada a ofender. Ese día su tema era acerca de la homosexualidad. Ella se dedicaba a preguntarle a uno que otro sobre su opinión acerca de ello. Las opiniones fueron sumamente negativas y discriminativas.

En el azar, ella me señaló a mí –no quería eso por mi verdadera opinión-, así que le dije: “A mí no me importa lo que a ellos les guste porque no me afecta en nada”. Después de ese instante, recibí miradas mutiladoras. La maestra se sintió ofendida y replicó: “¿Usted qué cree que Dios piensa de eso?”, de inmediato le respondí: “Una cosa es lo que Dios piense, pero uno no debe meterse ni juzgarlos”.

Recuerdo que alguien dijo “Que asco”, mis amistades me dijeron que era incorrecto. La maestra dijo “Yo no los he juzgado”, y por supuesto, con anterioridad era lo que hacía.

¿Cuál es mi finalidad sobre esto? Claramente vemos que la sociedad no puede aceptar que alguien se revele. Mi revelación según ellos, fue el no pensar igual e inmediatamente estaba siendo juzgada por muchas personas. No era algo que me importase, ya que adoro llevar la contraria cuando se trata de personas que de alguna u otra forma no saben lo que dicen.

Para dar tú opinión nunca debes juzgar, debes tener una base sólida y saber defender tu punto. Es lamentable como muchas opiniones tiene como única base: Lo que la sociedad dice es correcto.

Sabrán, soy intolerante a la intolerancia. Es un hecho que esto me provoca decepción. Estamos a un punto en el que esto no cambiara, estas personas seguirán pensando de dicha manera hasta los últimos días de su vida, y no debería ser así.

Nuestra sociedad se ha convertido en lo que es debido a la educación que en general se importe. Aquí se vive en un sitio en donde lo “diferente” no toma posiciones altas, porque se cree que no tiene “lo suficiente”. Hacen sentir que no vas a encajar si no pensas como ellos. ¿Es esto una locura, cierto? Esto ha creado una enorme desigualdad en el mundo.

Cambiarlo no se podrá, pero en pequeños actos se puede empezar. La primera acción que te volverá en un agente de cambio, es aceptarte como sos y gritárselo al mundo. Eso incentivara a otros y otras que se esconden bajo un pesado caparazón –este lo denominaría su realidad-, y de alguna u otra forma, el mundo no podrá rebobinarse, pero un leve cambio hace de este mundo un lugar mejor.

El pensamiento debemos procurar de hacerlo muy nuestro. No te dejes influenciar y ten tus propias opiniones. Muchos van a apuntarte con el dedo, ¿Eso que tiene de relevante si es lo que pensas? Por lo que, no les escuches.

La tolerancia es algo con lo que se nace, este es solo mi parecer. A mí nadie me dijo que respetase las opiniones de otros, sino que yo desde siempre lo entendí así. Si en muchos casos algo se cree es incorrecto, no te pares a juzgar. No lo hagas. Cállate y respeta, no todos van a pensar como vos. No merecen de tus críticas, porque si de alguna u otra forma no le hacen un mal a nadie con sus acciones, no merecen ser tratados de esa manera.

Intolerantes a algo seremos, pero el sentido es no caer en lo ofensivo. Nadie tiene derecho de ofender a otros por tener esa incapacidad de entendimiento. Así que, abstente nada más y respeta. Haces un cambio aunque seas alguien que poco tolera ciertas situaciones o personas a nuestro alrededor.

De eso se trata, de hacer del mundo un lugar mejor y hacer que todos y todas estemos cómodos y felices de estar en él. 


Publicar un comentario

Suscríbete