Yo soy la culpable...

Alguna vez leí que el destino ya estaba escrito, vaya que no es mentira y mucho menos broma. Una vez que nos equivocamos, pensamos ¿Porque me pasa esto a mi? He comprendido que en muchas ocasiones tenemos la culpa de ello. Solo es de pensar en las millones de veces en las cuales no estuvimos seguros de algo, pero aun así realizamos dicha confusión. ¿Porque en vez de hacerlo, lo pensamos mas detenidamente? Creo que no es relativamente bueno, hacer las cosas sin pensarlas. 
No es que debamos ser tan analíticos  porque eso me parece aburrido... Debo decirlo, pero de vez en cuando es bueno pensar todo detalladamente. Es bueno arriesgar, pero siempre hasta cierto punto. Los riesgos, tienen limites. El amor no tiene limites, es el único sentimiento que puede pasar mas allá de la barrera dada... Pero, todo lo demás, tiene limites. Los limites nos protegen y nos hacen sentir mejor hasta cierto punto. No es bueno limitarse en las ambiciones, en cuantos a tus metas... Porque mas que una meta, es un anhelo, pero precisamente llego al punto en que los limites solamente deben ser aplicados en la vida. En el pensamiento, para realizar acciones que no nos hagan sentir defraudados con nosotros mismos. 

Y ese es el punto, no dejar de cumplirnos pero tampoco sobrepasarnos. Siempre he creído que en cada aspecto, debe haber un balance. Si te sientes culpable, cometiste un error y muy en el fondo lo sabemos. Pueda que dicha situación no sea mala, pero incumplimos a nuestro 'YO'.

XOXO


No hay comentarios:

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete