¿A qué le pedimos tiempo?


Hay algo llamado "tiempo" y día con día pedimos o aseguramos por él. 

¿Sabés a qué le pedís tiempo? Puede ser a tu indecisión, a tu deseo, a un contrato, a un amor, a un amigo, a un dinero que aún sigue sin llegar, a una respuesta, a que una oportunidad en el extranjera llegue cuanto antes y un sinfín de ejemplos más que vos quien lee esto, puede estar dándole espera. 
¿A qué le das tiempo emocionalmente hablando? Y no, no es sobre relaciones sino de esa relación que creamos desde sí, porque esa relación con vos te conecta con otros. 

Entonces, ¿cómo es que vamos a dar tiempo a lo que ya debe estar claro? Te hace dudar demasiado... NEXT. No tenés una obligación con esos sentimientos. Déjalos ir. 

El aspecto emocional NO ES MODIFICABLE. Se siente o no se siente; te nace o no te nace. Más fácil que la tabla de 1. ¿Por qué te empeñas en dar tanto tiempo a una emoción -directa o indirecta a vos- que no va a ocurrir? En el sentir, no hay intermedio, siempre se inclina más hacía un lado.
 
Invertir "tiempo" te hace quedarte justo en donde estás. Decís "esperaré a que esto cambie" cuando es un vistazo de lo que SIEMPRE será. Lo Modificable está más allá de las emociones, y eso SÍ requiere tiempo, porque debés trabajar a diario. Nada cae del cielo. 

Pero, ¿se entiende lo que digo? Si no diferenciás qué sí y qué no necesita del tan preciado tiempo... Vas a perder... ¡Tiempo! Literalmente, así será. Vamos a darle el lugar que se merece a TODO, principalmente A VOS.



Publicar un comentario

ARCHIVOS DEL BLOG

Suscríbete