Visitas

viernes, 3 de marzo de 2017

# 2017 # Marzo

La llegada de Marzo.


¡Bienvenido seas Marzo! Ya entramos al tercer mes del año y como cualquier otro mes, siempre tengo algo que decir para iniciar con una vibra diferente cada mes que pase.

Y porque lo vale, leí una frase que me inspiró para este mes. La frase es de Wiliam Faulkner y dice lo siguiente: “La sabiduría suprema era tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen.

Suena como una especie de liberación, ¿No creen? Y todo desde una perspectiva subjetiva. ¿Nos vuelve pequeños pensar en poco? Es ahí donde hay mucho por abordar.


Pensar poco acerca de lo que deseas, no es realmente poco en toda su extensión porque significa mucho para vos. Me refiero a que todo aquello que soñamos, es subjetivo. No existe objetividad en lo yo quiero, en lo que ustedes quieren y en lo que el mundo entero desea. Pero, todavía se debe mencionar algo.

Si tus sueños son pequeños existencialmente, no pueden serlo espiritualmente. Como humanos, somos espíritu y este debe ser estar satisfecho porque de lo contrario, la inconformidad origina otros sentimientos y por consecuencia, otras actitudes y conductas que alteran un poco el que era nuestro entorno actual.

Nunca pensemos que nuestros sueños son poco, porque estos al ser importantes para nosotros, tienen una razón de ser. No interesa que otros piensen cosas más “grandes”, si son otro mundo. Es decir, vos sos tu mundo y de acuerdo a lo que vos anheles, así es cómo vas a desear.  Y eso que anhelas, ya es grande.

Alguna vez escuché a las personas decir: “¿Cómo es que otras personas pueden ser ambiciosas y yo no?” Es un error preguntarnos esto. Es lo que vos anhelas. Ese es el rumbo que debes seguir y por el cual debes trabajar, sin esperar a que otros acepten tus sueños, porque sos el dueño y la dueña de tu vida.

¿Les pareció interesante esto? O al menos espero les haya dejado algo muy bonito.

Espero que Marzo sea un mes lleno de sueños cumplidos para ustedes y también estoy esperándolo en mí. ¡A pedir por todos y todas! 


Publicar un comentario

Suscríbete