Visitas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

# 2016 # Fortaleza

Lo dijo Ralph Waldo Emerson.


El post de hoy se trata acerca de una frase que al menos a mí me causa algo muy bonito. La frase fue dicha por Ralph Waldo Emerson, un grande de las letras y la filosofía.  Él fue quien empezó con la teoría trascendentalista (de ésta escribiré en otro post).

¿Ya comprenden la verdadera esencia de la reflexión? Se encuentra en esto de leer, analizar y crear una base.

Les comparto la siguiente frase para dar como tal una reflexión:


“Obtenemos la fuerza que superamos”

Es tan breve y concisa. Podemos decir demasiado acerca de esa frase. ¿Por qué obtenemos la fuerza que superamos?

Primero sería interesante definir la palabra “fuerza”, que tiene un sinónimo muy utilizado: fortaleza. ¿Qué es ser fuerte? Porque se asume como algo inquebrantable. Si lo aplicamos a nosotros los humanos, significa alguien que no se deja derrotar.

No puedo decirles que la derrota es igual a hartarnos de todo. Sentirnos cansados de la nuestra vida no es dejarse derrotar. Una persona es fuerte por lo que ha superado, tal y como lo dice la frase. Entonces, no tiene sentido decir que ser fuerte es nunca haber caído.

En esencia, ser fuertes es superar adversidades de forma inconsciente. Cada persona nace siendo diferente y un molde completamente incomparable, pero la fuerza es aquella que nos permite seguir adelante a pesar de todo. Aunque no lo creas, si tu vida ha sido difícil y seguís de pie o tan siquiera tratando de vivir, no es fracaso y no es indicatorio de alguien sin fuerza.

Lejos de hablar de nuestra manifestación, se trata de nuestro coraje de soportar más y más. ¿Entienden muy bien la diferencia entre como actuamos al hecho de hablar de un ser fuerte? ¡Somos fuertes mientras soportemos! Y es increíble lo mucho que el humano puede aguantar en su vida. Digo, ¿Cómo es que lo logramos?

Piénsenlo. Se trata de un alma capaz de todo. La mente juega un papel secundario y no primario. La mente es el siguiente paso de la superación y de ser fuertes. Cada situación nos coloca en otro lugar y la manifestación o consecuencia es regida por el pensamiento.

Pero aquí se trata de nuestra fuerza y de que podemos seguir de pie y adelante, PODEMOS HACERLO. Superando todo lo que ocurre, llenándonos de paz o actuando de una manera que logre llevarnos a ese extremo de tranquilidad que creíamos haber perdido.

Realmente me gustaría analizaran muy bien todo esto que les escribo. Entendamos que la capacidad está ahí, y aunque la mente influye, no es la mente la que pueda otorgarnos esa chispa y ese paso hacia adelante. El espíritu es quien puede lidiar con nuestros sentimientos más profundos. 



Publicar un comentario

Suscríbete