Empieza a Escribir


Amo escribir y cada vez que puedo decirlo, lo diré. Es por eso que se me ocurrió crear esta sección que se quedara de manera permanente en mi Blog. Sucede que cuando uno comienza a escribir –no importante que tan bueno seas- te llevas tantas confusiones encima, entre esas la más importante: Escribir una historia completa.

Tanto la falta de tiempo y de organización influyen en esta indecisión. Es por eso, que esta sección es para quienes empiezan escribir o aun no encuentran ese ritmo que necesitan para llevar a cabo esa historia que tienen en mente.

Paso 1: Tu idea debe tener cierta coherencia.
Aunque vayamos a basarnos en una historia de fantasía o muy oscura, es importante que tu imaginación de lleve a un “porqué”. Cuando una persona la lea, debe saber de dónde surgen los sucesos de tu historia. Mantengamos la coherencia en cada historia que escribamos, por muy extravagante que sea, debes tenerla. La falta de coherencia es de los aspectos más criticados en una historia.

Paso 2: Ten un léxico muy amplio.
Escribir una historia no simplemente se trata de contarlo como lo hacemos al platicar con una persona. Debes jugar con las palabras, debes ampliar tu léxico y tu manera de expresarte. La escritura influye hasta en eso, por lo que es importante te informes o sepas decir de una palabra muchas otras maneras de decirla.

Le proporciono la página oficial de la RAE (Real Academia Española), solo debes asegurarte de dar click para que te informes de lo nuevo en gramática y busques el significado de ciertas palabras que desconozcas. Al igual, vas a necesitar de diccionarios y libros auxiliares.


Paso 3: Organiza tu historia e investiga si es necesario.
Apunta las ideas que tengas. En caso de que tu historia se sitúe en un país que no conoces, vete a Google Maps y navega por la red para que al momento de escribir vayas a plasmar justo lo que has observado del lugar o si visitan “x” lugar. Eso hará que tu historia sea autentica. Si te inventas el país y todo, todavía sigue siendo una magnífica idea. ¡Deja que tus ideas vuelen!

Paso 4: No te presiones.
Debes relajarte y no decir “Quiero escribir esta historia en tres meses”. No lo hagas, ¿Por qué? Porque eso hace que tu historia pierda esencia, ya que vas a estar más preocupada por escribirla rápido, que por sentir verdaderamente tu historia. Se trata de que lo disfrutes. 

Paso 5: Busca fuentes de inspiración.
Los libros, la música, fotografías y hasta poemas son grandes fuentes de inspiración. Llegas a pasar por un algún “bloqueo” cuando menos lo esperes. En ese momento, debes buscar alguna fuente de inspiración. Es más, si dibujas o tocas un instrumento puede ayudar. Se trata de que tus emociones se activen. Escribir es algo completamente emocional.

Paso 6: Déjate llevar.
Cuando escribas, no penses en cómo estas escribiendo –no tan detenidamente-, sino que se trata de inspirarte y escribir de manera desenfrenada. Una vez acabes lo que has escrito –paginas o capitulo-, léelo todo y corregí lo que sea que no te parezca. Pero debes disfrutarlo tal cual.

Paso 7: Dale mucho drama a tu historia.
No hagas que tu historia siga una secuencia, ¿Sabes que es lo interesante? Que quienes conforman el libro, son sumamente personajes llenos de complicaciones. Esas complicaciones hace de la historia aquello que te hace querer saber más. Entonces, date tiempo para pensar algo que le de ese lado dramático o divertido en tu historia.

Paso 8: No te compares con los demás.
Cada persona que escribe, tiene su manera de escribir y eso nunca dejara de ser así. Entonces, menos comparaciones y más escritura.

Llevo ya casi 5 años escribiendo y esto es lo que he aprendido acerca de escribir mis historias. El punto es que si tenes una idea, debes aferrarte a ella. Les cuento, en mi caso, yo pienso en una nueva idea y de inmediato escribo una sinopsis. Sea o no que vaya a seguir escribiendo de esa historia en ese momento, tenes eso ahí y la idea no la vas a perder porque la escribiste.


Escribir es de las mejores cosas que me ha pasado en la vida. Cuando yo escribo me abro completamente y no me importa nada más que no sea eso. Es por eso que quería compartir un poco de lo que he aprendido en todo este tiempo y que aunque no me considero ni buena ni mala, me gusta lo que hago y me siento conforme. Así es como debe ser siempre.