Visitas

sábado, 11 de octubre de 2014

# Oportunidades # Reflexión

Oportunidades por montones.


El mañana es una oportunidad que nunca pre-visualizamos en el momento en que sentimos haber perdido una oportunidad. ¿Qué decir? ¡Es normal sentirnos así!

No hay mucho que decirse acerca de ello, porque una vez algo que te afecta sucede, sentís que todo empeorara y que vendrá en bandada.

¿Qué tan racionales estamos siendo? 

¡NADA RACIONALES! Debemos ser francos y francas en ese aspecto. ¿Cómo es que nos sucede y predecimos lo peor? Es como crear una energía negativa para sí y luego esas cosas suceden y creemos que es porque siempre tuvimos la razón.

La realidad es que todo está mentalizado y una vez te lo crees, eso sucede. ¿Por qué mejor no cultivarnos pensamientos más positivos para que la vida nos sonría?

En carne propia he vivido esto. No podemos desearnos lo peor, ese es un enorme daño que nos hacemos.

¡Hoy eso va a cambiar!

¡De hoy en adelante vas a ser más positivo (a)!

La vida te va a sonreír y aprenderás que cada día es una oportunidad y una razón por la cual debemos estar de pie. Dejemos de creer que solo estamos consumiendo oxígeno y empecemos a trabajar en esa salud espiritual.

Dicen que la vibra viene de adentro hacia afuera. ¿Sera verdad? ¡Claro! Así que, aliméntate de buenos pensamientos, se mejor en ese aspecto y trata de ser constante en ello. La clave está en tu persona, no en nadie más.

Si te crees capaz de lograr grandes cosas, pues esas grandes cosas sucederán.




Publicar un comentario

Suscríbete